Tratados y temblores.

Hoy, 7 de Septiembre, se hablará mucho de una significativa celebración que es trascendental para todos los panameños y panameñas. Hoy se celebran los 40 años de la firma de los Tratados Torrijos-Carter, a través de los cuales se acuerda la reversión del Canal de Panamá a manos y administración panameña en el final del milenio, el 31 de Diciembre de 1999.

Es, en definitivo, una fecha digna de celebrar, pues es un logro que muchos pensaron jamás se lograría, pero otros muchos lucharon por que se cumpliera esta meta. La celebración es más bien un agradecimiento a todas esas personas que tras bambalinas trabajaron arduo y seguido para que el acuerdo se firmara, al igual que mantenerse vigilantes para que el mismo se cumpliera en la fecha estipulada, sin contratiempos.

Pero el día de hoy es una fecha notoria por otro evento, uno un poco más olvidado, y antiguo. Hoy, hace 135  años, las ciudades de Panamá y Colón sufrieron un devastador terremoto que causó daños a propiedades y pérdida de vidas, cuyas consecuencias se hicieron sentir hasta la entonces penínsulas de San Blas, hoy comarca Kuna Yala, donde se reportaron olas de 3 a 4 metros de altura que devastaron las comunidades costeras de la región.

Hoy día se hablan de pérdidas de vidas que van desde las 75 hasta las 250 personas, y existe una fotografía del cabildo de la ciudad que se rumora fue captada luego del sismo. Se dice que el sismo comenzó a las 3:20 a.m., horario local de Panamá, y sus réplicas se sintieron hasta tres días después del primer temblor.

Es raro que en nuestra ciudad tiemble, y este caso, ocurrido hace más de un siglo atrás es muestra que debemos estar vigilantes y preparados para una eventualidad similar, pues aún no se pueden predecir los terremotos.

Foto: Panamá Vieja Escuela

Foto: Wikimedia Commons